lunes, 20 de enero de 2014

ANTONIO PUGA " EL AFILADOR "



El afilador es un profesional al que han dedicado bellas páginas ilustres escritores regionales, Ourense es su cuna principal, auque no la única. Estos ofrecen a veces el doble oficio de afiladores y paragüeros. El afilador recorre a pie los caminos del mundo tocando el silbato y entonando su pregón:

“El afilador” “Se afilan navajas y cuchillos” 

El instrumento de trabajo es una rueda accionada por un pedal, cuyo movimiento produce el giro de otra rueda de menor dimensión y esta la rotación de la piedra de afilar.


La gran figura de la pintura gallega del Barroco es el Ourensano Antonio Puga (1602-1648), del que no se tiene mucha noticia y cuyos cuadros son en gran parte discutidos. Algunos de ellos se parecen a los de la juventud de su maestro Don Diego de Velázquez, en cuyo estudio trabajó en Madrid. 
Puga rara vez pintó temas religiosos, era un pintor extrañamente humano, de los temas de la gente sencilla y trabajadora.

"Aceitero" de Antonio Puga
"El afilador callegero" de Antonio Puga

En aquella época, la  situación económica y la estructura social de la corte (resumen de la estructura social de todo el país) redujo la clientela de los pintores a la iglesia y la monarquía. No existía una burguesía capaz de mantener un mercado de “pintura de género” y esta tuvo una vida penosa, de la que solo se salvan obras aisladas (ni siquiera pintores aislados) como por ejemplo “El afilador callegero” de Antonio Puga (Actualmente en el museo del Ermitage, Leningrado) que abría un interesante camino desgraciadamente no seguido.